Comparte
  • Conocer las características del aceite de oliva a través de diferentes tipos de aceite será el primer objetivo de esta actividad que se celebrará el jueves por la mañana en el IES sierra de Santa Bárbara para alumnos y profesores y por la tarde en la Universidad Popular, abierto al público previa inscripción

El aceite de oliva es uno de los mejores ejemplos a la hora de conciliar gastronomía y salud. Es un producto de tradición milenaria, cuyo valor ya fue reconocido por distintas civilizaciones, aunque también cuestionado durante décadas hasta el punto de desaconsejarse su consumo a favor de otros aceites vegetales como el del girasol y o el de maíz. Sin embargo, desde que se empezaran a reconocer en los años 50 los beneficios de la dieta mediterránea, cuya principal fuente de grasa es el aceite de oliva, son numerosas las evidencias científicas que demuestran los beneficios de su consumo diario y moderado. Pero, ¿todos los aceites de oliva son igual de saludables? ¿Qué tiene el aceite de oliva que no tengan los aceites de semillas?

Dar a conocer estas y otras cuestiones es el objetivo Taller-cata ‘El aceite de oliva, el oro líquido de nuestro tiempo’, que se celebrará este jueves, por la mañana en el IES Sierra de Santa Bárbara y por la tarde a partir de las 18 horas en la Universidad Popular Fray Alonso Fernández. La actividad se enmarca en el proyecto de divulgación científica Ciudad Ciencia, desarrollado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Obra Social “la Caixa”, del que Plasencia forma parte junto con otras casi 40 localidades.

Las investigadoras Raquel Mateos y Beatriz Sarriá, del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) intentarán dar respuesta a dudas frecuentes sobre al aceite de oliva. En el taller se repasarán los tipos de aceite disponibles comercialmente para saber cuál es el más adecuado según el uso que se le quiera dar. También se ahondará en su composición para conocer los ingredientes que lo hacen único y proporcionan ese valor nutricional, pese a tratarse de un producto graso.

La actividad, en la que se presentarán los trabajos científicos más relevantes en torno a los beneficios para la salud del aceite de oliva, se complementará con una cata de aceites cuyo objetivo es conocer aspectos calve de este producto. En la cata se tendrán en cuenta aspectos como las fases (olfativa, gustativa/retronasal y táctil), las características sensoriales (sabor, aroma y textura) y la descripción de los principales atributos negativos y positivos.